Jonás Maurelli se destaca en lo virtual, esperando el regreso a las pistas.

El joven baigorriense apunta alto en el deporte motor, y a pesar de la pandemia no deja en cuarentena su pasión

Una de las promesas del automovilismo santafesino es Jonás Maurelli, quien apenas con 16 años está iniciando su camino en el automovilismo provincial y se destaca notablemente en el mundo virtual, con triunfos ante grandes rivales.

Disputando el torneo Cuarentena Racing, el representante de Granadero Baigorria está compitiendo desde su casa con el simulador, y pudo ganar este sábado una de las finales en el trazado de Marcos Juárez, ganándole un mano a mano a un referente como Matías Vinciguerra, puntero actual del campeonato real de Turismo Agrupado Clase 2. Semejantes resultados lo depositan como candidato al título donde compiten otros grandes corredores como Luciano Bucci, Fabio Fiornovelli, Mauro Ivaldi, Juan Pablo Marconi, Jorge Loizate, entre otros tantos campeones provinciales.

“En la primera final fue una carrera muy dura largando desde atrás y pasar autos. No podía dejar que se escape el pelotón de punta porque el nivel de pilotos es muy parejo. Por suerte nunca perdí el rastro y aproveché los huecos para ganar puestos y me gustó mucho por eso, lo disfruté mucho. Terminamos sextos luego de partir 27, no fue nada malo”, expresó Maurelli sobre la primera parte del éxito de este sábado.

Y posteriormente, relató su gran triunfo: “Luego en la segunda final largando con Vinciguerra adelante, con la estrategia que planteamos en la semana de clasificar atrás para tener chances en la segunda, me preocupé. Pero al ver que éramos parejos y no se me iba, cuando pude pasarlo con mejor ritmo defendí la punta a capa y espada y logramos el objetivo inicial, que era aprovechar la segunda carrera para ganar y seguir peleando el título. Hay mucho mérito de mi papá en la estrategia, quien fue el que analizó y recomendó tomar esa idea”.

En lo virtual, el próximo sábado correrá la tercera fecha, en San Jorge, escenario donde ya sabe ganar en lo virtual, y hacer podio en lo real porque allí debutó con un gran resultado en el Promocional 850 de las Categorías Agrupadas Federadas en este 2020. Retomando lo virtual, también tendrá participación en el certamen Turismo Mancos del Norte, donde utilizan Fiat 128 y conforma un equipo denominado M Racing, con su amigo Pablo Matich y ambos autos estarán con misma decoración y las publicidades que acompañan en la vida real.

Luego del Cuarentena Racing, Maurelli debió correr en el autódromo de Buenos Aires y en entrenamientos logró el tiempo más veloz, a pesar de estar solamente diez minutos en pista. En carrera peleó la victoria pero un roce lo relegó un poco y terminó cuarto. “Algunas maniobras me hicieron pasar de largo por unos toques y para recuperarme, perdí ritmo pero en el final pude arribar cuarto, lo que fue un muy buen resultado”, remarcó Jonás.

¿Y el automovilismo de verdad?

Jonás Maurelli espera ansioso volver a ponerse el buzo, guantes, botas y por supuesto el casco para competir nuevamente y seguir escalando en el automovilismo zonal, y al respecto también se aguardan novedades.

“Pienso que está complicado correr a nivel nacional en Argentina por los traslados de los equipos en las distintas provincias, más allá de cómo esté controlado en algunas partes el

Coronavirus. Pero a nivel zonal, en Santa Fe, lo veo más accesible para nuestra categoría, porque ya están habilitados los circuitos para pruebas, pero esperamos qué sucede con los equipos que vienen a correr desde otros lugares. Nosotros que vivimos esta pasión, un domingo no se aguanta el faltante de las carreras, pero sabemos que lo primero es la salud y lo demás se irá viendo”, analizó con un temple de experto, con los pies sobre la tierra por más de que el corazón tire para otro lado.

Además, explicó que la preparación mecánica no se detuvo y no se detendrá hasta volver a correr: “Nuestro equipo está trabajando en el Fiat 600 para volver de la mejor manera, e incluso cambiando componentes del auto para cuando podamos correr nuevamente. También estamos haciendo otro motor porque en San Jorge se le rompieron los aros y no pudimos ver el verdadero potencial que tuvimos en el debut en Rosario. Estoy muy agradecido a Ricardo Bertolín por la labor que hace en los motores y por supuesto a mi abuelo Rodolfo porque lidera las labores en el 600, y que me sigue a todos lados en mis proyectos, tanto en lo real como en lo virtual”.

Maurelli es un apellido histórico en el automovilismo zonal, pero Jonás se prepara para dentro de los próximos años crecer, ser protagonista y llegar al automovilismo nacional.