Tenemos mucha expectativa con este nuevo auto.

Gastón Grasso prepara su regreso a Clase 3 a bordo de un Hyundai Veloster que pondrá en pista junto al equipo GR Competición. Tras 60 carreras en Clase 2, y a trece años de su debut en la divisional mayor, el sureño tiene por delante un nuevo proyecto deportivo .

Luego de cinco temporadas consecutivas en el Turismo Nacional Clase 2, alternando la conducción de un Renault Clio, un Toyota Etios y un VW Gol TrendGastón Grasso regresará a la Clase 3 de Turismo Nacional con un nuevo proyecto deportivo al colocar un Hyundai Veloster en pista, atendido por Gabriel Rodríguez y motorizado por Esteban Pou, cerrando un lapso de 60 competencias en la Clase 2.

Será el segundo vehículo de estas características construido bajo reglamento técnico de Turismo Nacional Clase 3, el cual el piloto espera colocar en pista en las próximas semanas. “Desde hace varios meses estamos trabajando en este nuevo proyecto junto con Gabriel Rodríguez; el auto ya está en la cabina de pintura y quedará el armado final, tenemos para tal fin todos los elementos necesarios. Antes de la carrera de Bahía Blanca estaremos probando el auto para conocer su funcionamiento y para volver a tener las sensaciones de utilizar un auto de Clase 3”, expresó el piloto residente en Río Gallegos.

Durante el lapso en el cual compitió en la Clase 2, tuvo una sola experiencia en Clase 3. Ocurrió el 12 de noviembre de 2017, en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez (Buenos Aires), con el Ford Focus de Nicolás Posco, siendo invitado de quien fuera Campeón Argentino 2018 de Clase 2. Con esta confirmación, y a trece años de su debut en el Turismo Nacional y en la Clase 3, Gastón Grasso estará nuevamente como piloto titular en las planillas de inscriptos. “Tenemos mucha expectativa con este nuevo auto; realmente es un buen proyecto para volver a correr en Clase 3, y pondremos la misma dedicación que cuando colocamos en pista el primer Toyota Etios de la Clase 2”, aseguró quien ganó cinco competencias sobre las sesenta disputadas en la divisional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *